Hugo Carvajal Barrios Hugo Carvajal Barrios Hugo Carvajal Barrios Hugo Carvajal Barrios Hugo Carvajal Barrios

Menú

Mi compromiso es con el pueblo

  • 27 Agosto, 2017

Por Hugo Carvajal Barrios

Domingo, 27/08/2017

En el año 2015, al asumir el reto de participar en las elecciones parlamentarias y postularme a la Asamblea Nacional para representar como diputado al estado Monagas, entendí que asumía un compromiso de envergadura política y de una dimensión social relevante, para cumplir las expectativas de los valientes y heroicos habitantes de esas poblaciones que conforman la extensa geografía de mi estado Monagas.

Inaugurarme en la política planteaba un reto personal importante, pues quienes me conocen saben que he mantenido por mucho tiempo un bajo perfil, pero mi motivación de ser útil, pudo más. Desde el año 2016 he venido trabajando de manera sostenida con el pueblo, con la gente, con los monaguenses de a pie y convertí en una prioridad de mi quehacer diario, la atención a sus demandas, a escuchar sus planteamientos y necesidades, tanto las individuales como las colectivas. Eso que todo político devenido en servidor público, debe hacer según el mandato constitucional y el cumplimiento ético patrio.

Desde que inicié mi andar político como pre-candidato a Diputado, realicé un extenso y profundo recorrido por los nueve municipios que me eligieron. Visité todos los grandes pueblos y gran parte de los caseríos que componen esta zona rural del oriente venezolano, entre ellos: Caripito en Bolívar, Caicara en Cedeño, La Frontera en Caripe y Río Cocollar en Acosta, Taguaya en Piar, Puente Quemao en Púnceres, El Tejero en Zamora, Periquito en Aguasal y Morón en Santa Barbara. A lo largo de este territorio pude identificar una necesidad común, aclamada como prioridad por la gente: La Salud. A raíz de todo esto, surgió la iniciativa de formar una fundación dedicada a atender los casos de salud desasistidos, y así nació en 2015 la Fundación Don Epifanio Peck.

Mi manera de llegarle al pueblo quizás ha sido poco convencional para la política de costumbre, pues más que hablarle hasta el cansancio, me he dedicado a escucharle.

¿Cuáles son las necesidades del monaguense y qué buscan? Sorprendería la simplicidad de la respuesta recogida en tantos recorridos y reuniones realizadas. El Monaguense, así como el ciudadano común, reclama: atención. Los monaguenses, lo escucho siempre, quiere que les paren, que les escuchen, que los atiendan, ¿Qué les atienda quién? justamente esos dirigentes que eligieron para gobernarles: los alcaldes, los concejales, la Gobernadora; o en tal caso representantes de las instituciones que ocupan. Por estas razones fue que en agosto de 2016 fundé la Oficina Parlamentaria, una oficina para atender de cerca y escuchar en todo momento al soberano que me había elegido.

El monaguense y el ciudadano en general solo pide que puedan atender temas tan esenciales como el acceso al agua potable, la adquisición de alimentos, la seguridad, las vías destruidas que afectan su patrimonio, la salud pública que muestra su cara más dramática en la crisis hospitalaria. Esta última no espera y es una carencia con la que se encuentra el pueblo cara a cara y a diario. Realidad que la crisis política y económica que atravesamos no ayuda en nada a atender, ni esta, ni otra de las necesidades que nuestro pueblo reclama. El ciudadano, en dos platos, siente que sus dirigentes le abandonaron, le dejaron sólo con sus problemas, simple pero real. Así se expresan los verdaderos dirigentes populares, los líderes de consejos comunales, de UBCH y todas las organizaciones formadas en Revolución.

En este orden de ideas, hoy decido escribirles desde una posición humilde, pero bastante clara, para hacerles un llamado a gobernantes, alcaldes y alcaldesas, concejales y todo aquel que tenga rol de funcionario público, especialmente los que llegaron a las posiciones de gobierno por el chavismo, a que volvamos la vista al pueblo, que rectifiquemos y entendamos que a ellos nos debemos, a todos y cada uno de los habitantes de cada rincón de Monagas.

No es una posición ingenua, es una postura honesta, pues Chávez nos dio cátedra en lo que al valor y el respeto que debemos tener por el pueblo se refiere. ¿En qué momento perdimos esa brújula?, ¿En qué momento olvidamos la misión de servir junto al pueblo? Estimados compatriotas a esto se refiere el legado de Chávez, pongamoslo en práctica. No se dejen llevar por ilusiones electorales, ni practiquen la política de espalda al pueblo, esa que Chávez tanto criticó. Al contrario, en tiempos tan difíciles es donde más hay que estar cerca de la gente.

Por mi parte, a pesar de que soplan vientos fuertes y las tempestades arrecian, sigo firme en mi compromiso de responder a la confianza del pueblo que me eligió: continuo mi trabajo político con el extraordinario equipo de la Oficina Parlamentaria, con sede en Punta de Mata, y en las comunidades más remotas de Monagas a través de la Fundación Don Epifanio Peck (nombre que honra a quien fue mi abuelo paterno) que funciona en el Municipio Cedeño. A través de esta última, hemos brindado atención a casos de salud, muchos de los cuales requieren urgencia médica. A la fecha hemos atendido más de 400 casos médicos, los cuales fueron destinados para: operaciones, quimioterapias, material quirúrgico, medicinas, estudios de alto costo como resonancias magnéticas, tomografías, exámenes de sangre, traslado a consultas médicas a otros estados además de silla de ruedas, muletas, bastones, entre otros.

Hoy mi compromiso está más vigente que nunca con ese pueblo que me eligió como su representante ante la Asamblea Nacional, no desmayaré en mis esfuerzos por seguir luchando por mi gente. Mi llamado una vez más a los gobernantes a profundizar la revolución desde lo social, dejando a un lado los complejos y temores de autocriticarnos, evaluando el impacto producido por la acción de gobierno y haciendo los correctivos necesarios para lograr contribuciones al desarrollo integral sustentable de los monaguenses. Ahí está mi prioridad, en el compromiso que tengo con El Pueblo.