Hugo Carvajal Barrios Hugo Carvajal Barrios Hugo Carvajal Barrios Hugo Carvajal Barrios Hugo Carvajal Barrios

Menú

Siguen sueltos los demonios

  • 16 Julio, 2017

Por: Hugo Carvajal Barrios

Julio, 16-2017
Este domingo 16 de julio, la oposición venezolana ha convocado a un plebiscito sobre temas sensibles de la actualidad nacional. Si bien el plebiscito no es constitucional y los mecanismos de consulta establecidos en nuestra Carta Magna (art. 70) deben ser convocados a través del Poder Electoral para que sean válidos y vinculantes, considero que es una acción políticamente válida, donde la sola movilización podría contribuir a disminuir las tensiones en medio del violento conflicto al que ha estado sometido el país en los últimos meses.

Pienso que los términos en que están planteadas las preguntas, son al menos cuestionables y deberían ser analizados con detenimiento y criterio por los ciudadanos que decidan participar en dicha actividad a fin de tener conciencia de lo que están avalando con su participación. Se plantean seis preguntas camufladas en tres, lo que parece muy sospechoso, la segunda pregunta incluye dos interrogantes y la tercera, tres con implicaciones realmente importantes.

En la segunda pregunta se plantea que el pueblo demande a la FANB obedecer y defender la Constitución y que respalde las decisiones de la Asamblea Nacional. Considero que haber planteado que la FANB cumpla con la Constitución parecería ser suficiente. En la Constitución no se establece explícitamente que una función de la FANB sea el respaldo de las decisiones de la AN. Entonces, ¿para qué agregar en la pregunta el respaldo a las decisiones de la AN?

La tercera pregunta es la que, a mi parecer, luce un poco más peligrosa porque plantea si se aprueba la renovación de los Poderes Públicos y la conformación de un gobierno de unión nacional. Frente a este tema debo decir como aporte al análisis objetivo que debe privar en la mente de todo venezolano, que la renovación de los Poderes Públicos debe ocurrir en los lapsos que establezca la Constitución. La figura de gobierno de unión nacional no existe en la Constitución y en todo caso, si se refieren a la conformación del gobierno nacional, esto solo se hace a través de elecciones presidenciales que también tiene sus lapsos establecidos.

Ahora bien, me pregunto y le pregunto a Usted apreciado lector ¿cuál es el propósito de estas preguntas confusas, engañosas y que incluyen propuestas fuera de la ley? Pareciera que el propósito es renovar los poderes públicos antes de tiempo, conformar un gobierno paralelo, con unas elecciones que no sigan lo establecido en la legislación y; todo llevado a cabo desde la Asamblea Nacional que además solicita el respaldo de la FANB.

De ser cierta esta agenda de la oposición, camuflada entre cuestionables preguntas, se seguiría avanzando en la confrontación y en el choque de poderes, que terminará en lo mismo de siempre: un llamado irresponsable de personas a la calle; que en el clima social de hoy día significa más violencia y más muertes.

Entonces, no es el acto de manifestarse pacífica y democráticamente lo que está bajo la lupa y el cuestionamiento, sino la manera engañosa en que pareciera que los dirigentes de oposición quieren llevarla a cabo. Es la forma en que se insiste en la confrontación de poderes que alimenta la violencia del conflicto social.

Por otra parte, y de manera lamentable, el CNE convocó a un simulacro electoral el mismo día de esta convocatoria, lo cual considero sumamente inconveniente ya que representa una provocación para que siga en aumento la confrontación, no contribuye en nada a la paz del pais realizar dos eventos populares el mismo día, la tranquilidad de los venezolanos tiene que pasar por deponer actitudes revanchistas

La realidad es que existe un solo pueblo, con inmensas diferencias de ideología, pensamiento y proceder, que sigue a una dirigencia que parece estarlos guiando hacia un mal camino, un camino de conflictividad. Sin embargo, por más diferente que se piense, y por más que dudemos de la transparencia de las intenciones del dirigente que convoca a una actividad, cada sector como masa de pueblo debe ser reconocido y respetado. Se puede desconocer a un dirigente político, pero una vez que tenga seguidores en su convocatoria, no se puede irrespetar jamás al pueblo que se manifiesta a seguirlo sin importar que un bando considere que el otro esté equivocado.

Hoy hago un llamado a quienes tienen responsabilidad en la conducción de ambos procesos de participación popular que se escenificarán en el país este 16 de julio a respetar y reconocer la posición de cada sector. Sin respeto y reconocimiento no llegaremos a nada más que a la agudización del conflicto que ya he advertido puede salirse de control y derivar en situaciones lamentables con consecuencias desastrosas para nuestro país-

Espero que este domingo no ocurra ningún tipo de escenario conflictivo que entorpezca la actividad y estimulen el enfrentamiento entre venezolanos. Porque en caso contrario, todo pareciera indicar que siguen sueltos los demonios.