Hugo Carvajal Barrios Hugo Carvajal Barrios Hugo Carvajal Barrios Hugo Carvajal Barrios Hugo Carvajal Barrios

Menú

Tiempos de solidaridad y responsabilidad social

  • 9 Octubre, 2017

Por Hugo Carvajal Barrios

Domingo, 08/10/2017 .- Hace dos años inicié una de las empresas que me ha dado inmensas satisfacciones: La Fundación Don Epifanio Peck, la cual me ha permitido dejar de ser un espectador pasivo ante la coyuntura que vive el sector salud en el país para incorporarme activamente en ofrecer soluciones y paliar un poco las demandas que en materia de atención sanitaria tienen mis coterráneos en Monagas.

Inspirada en el espíritu de servicio que exhibió mi abuelo y del que dejó testimonio en Monagas, la Fundación nació en el 2015, circunscrita al Municipio Cedeño con la misión de ayudar a las personas de escasos recursos de la zona, a través de intervenciones quirúrgicas (cesáreas de alto riesgo, tumores cerebrales, tumores mamarios, operación de columna, prótesis) y donaciones de materiales quirúrgicos (muletas, sillas de rueda, andaderas, prótesis dentales, entre otros).

Han sido dos años de trabajo sostenido en los que hemos sido testigos del sufrimiento de la gente que busca una ayuda para resolver las emergencias en el área de la salud. Gente que frecuentemente se encuentra con un camino áspero y muchas puertas cerradas

La mayoría de los casos que atiende la Fundación provienen de personas que ya han pasado por diferentes instituciones públicas en una especie de vía crucis personal, buscando una ayuda que no se consigue, y es triste ver algunos casos de deterioro muy avanzado donde la ayuda médica ha llegado tarde.

Nos conmueve encontrar que hay personas que ni siquiera tienen para pagar un pasaje para trasladarse a Maturín, la capital del estado, para siquiera intentar gestionar la ayuda del Estado.

Visitando los 9 municipios del circuito de Monagas, cuya población me eligió como su representante en la AN, y ya en mi rol de dirigente político, ha sido un paso obligado el constatar el estado de deterioro y abandono en que se encuentran los dispensarios y hospitales, la queja es única: mal estado de la infraestructura, escasez de recursos, mala atención y maltratos, la inseguridad, la corrupción y, en fin, la falta de una adecuada gerencia hospitalaria.

No quisiera ahondar en las causas y buscar culpables, aunque sé que es necesario para corregir, pero por encima de todo está la necesidad de generar ya mismo y sin espera, soluciones para aliviar el drama de nuestra gente. Es necesario una gran cruzada por la salud: Crear mesas de trabajo con los diversos actores del sistema de salud pública para hacer una evaluación que permita restructurar el sistema sanitario público, desalojar la corrupción de los centros, desarticular a las bandas criminales que negocian con la necesidad de los pacientes y poner en funcionamiento dichos centros de salud.

Se requiere del concurso solidario de todos, no hay esfuerzo por mínimo que sea que no valga la pena. En la Fundación Don Epifanio Peck, estamos comprometidos en avanzar con el trabajo. Son muchos los casos atendidos y próximamente iniciaremos una campaña para captar voluntariado y expandir nuestro radio de acción en el estado Monagas e iniciaremos las acciones que nos permitan captar fondos para incrementar los recursos que den continuidad a la labor que desarrollamos. Son tiempos de solidaridad, el país reclama unión y sobre todo enfocarse en el bienestar de nuestro pueblo.